Toda gran odisea empieza por un pequeño paso

A veces me pregunto por qué no se puede escribir en las paredes.

Si eso fuese posible muchas paredes de mi ciudad estarían sudando tinta proveniente directamente de mis manos.

Este nuevo proyecto estará destinado a exponer todas las pequeñas cosas que marcan mi vida diariamente, habrá de todo, así que luego no digáis que no os he avisado.

Se lo dedico a todo aquel que pierda unos minutos en leerlo. Sólo por eso habrá valido la pena.

3 comentarios:



Anónimo dijo...

me tendrás aqui para leer esto siempre que pueda :$. sweet girl

Keisha dijo...

Gracias Susita, me alegro de que te haya gustado.

Seifer dijo...

Jefa jefa jefa!!! que últimamente se te echa mucho de menos, me pasaré de vez en cuando jijiji